Inicio

POESIA AFRO CUBANA

Precursor de la “Poesía Negra”, que denominamos “poesía negra afro-cubana” es el nuestro Nicolás Guillén (Camagüey 1907-La Habana 1989).

En la Universidad de La Habana, en la Facultad de Derecho comienza sus estudios, los que abandona para dedicarse al periodismo.

Desde muy joven es militante del Partido Comunista. En 1954 recibe el Premio Stalin de la Paz de la Unión Soviética. El poeta aleado de la dinastía Castro-comunista, desempeña la presidencia de la Unión de Artistas y Escritores.

Su obra poética abarca los libros siguientes:
Motivos de son (1930), Songoro Cobongo (1931), West Indies Limited (1934), En España, Angustia y una Esperanza (1937), El son Entero (1947), Suma poética (1926-1946) publicado en 1947, La Paloma de Vuelo Popular (1958), Ventas de Amor (1964), La Rueda Dentada (1972), El Dario que a Diario (1972), Obra Poética (1920-1972), publicada en 1978, entre otros.

Del poemario West Indies… seleccionamos los versos de:

SENSEMAYA
(Canto para matar una culebra)

¡Mayombé – bombé – mayombé!
¡mayombé – bombé – mayombé!
¡mayombé – bombé – mayombé!

La culebra tiene los ojos de vidrio;
la culebra viene y se enreda en un palo;
con sus ojos de vidrio, en un pelo;
con sus ojos de vidrio.

La culebra camina sin patas;
la culebra se esconde en la yerba;
¡caminando se esconde en la yerba!
¡caminando sin patas!

¡Mayombé – bombé – mayombé!
¡mayombé – bombé – mayombé!

¡Tú le das con el hacha y se muere
dale ya!
¡No le des con el pie, que te muerde;
no le des con el pie, que se va!

Sensemayá la culebra,
sensemayá;
Sensemayá la culebra
sensemayá.
Sensemayá con sus ojos
sensemayá;
Sensemayá con la lengua;
sensemayá
Sensemayá con su boca,
sensemayá.

¡La culebra muerta no puede comer;
la culebra muerte no puede silbar
no puede caminar
no puede correr!
La culebra muerta no puede mirar;
la culebra muerta no puede beber;
no puede respirar,
no puede morder
¡Mayombé – bombé – mayombé!
sensemayá, la culebra
¡mayombé – bombé – mayombé
¡mayombé – bombé – mayombé!
¡sensemayá – bombé – mayombé!
¡sensemayá, se murió…!

Uno de sus poemitas cortos, aparece publicado en varias antologías. Veamos sus versos:

Yo quiero un nobio dotó
de los que curan,
pa sabé por que me duele
la sintura.

Si e abogao que no me faje,
po que yo no trago cuento;
¡ay, mamá, ya tube uno
y me salió muelto!...

Yo quiero un nobio dotó,
curujey, curujey;
que me diga lo que tengo,
curujey, curujey;
lo que tengo en la sintura.
Continuará.