Inicio

PERSONAJE FABULOSO

¡Que maravilla! Convivir con animales que hablasen.

ESOPO así lo pensó, dejando cuando murió, 550 años antes de Cristo, una abundante colección de las llamadas “Fábulas”.

“Las ranas y su Rey”, “El granjero y la cigüeña,” “La cabra y el zorro,” “La cigarra y la hormiga”, “El león y el ratón”, “La ardilla y el león.” Entre muchas más. Después, con el tiempo, ESOPO inspiró a otros, como Samaniego: –– A un panal de rica miel/ dos mil miscas acudieron/ que por golosas murieron/ presas de patas en él. Otra dentro de un pastel/ enterró su golosina./ Así, si bien se examina, los humanos corazones/ perecen en las prisiones del vicio que los domina. –

Con Samaniego (1745-1801), se registran: Fedro (siglo I); La Fontaine (1621-1695) y, Tomás de Iriarte (1750-1791).

De ESOPO poco se sabe, siendo esclavo, nacido en Grecia, su dueño le permite recibir buena educación además de la emancipación. Todo al comprobar sus luces naturales. Extraordinario talento que le permite viajar a los pequeños Estados, reclamado por los grandes Señores que lo solicitaban para dar respuesta a los variados problemas diarios.