Inicio

ENRIQUE GONZALES MARTINEZ

De la República de México, es el jalisciense ENRIQUE GONZALES MARTINEZ, uno de los más altos representantes del Modernismo en México; quizás el último, en este movimiento que tuvo como iniciadores a Manuel González Nájera (1859-1895) y Salvador Díaz Mirón (1870-1919).
González Martínez nace el 13 de abril en la ciudad de Guadalajara. Allí, ejerce como médico y profesor de Fisiología de la Escuela de Medicina. En 1911 se traslada a México e ingresa en la Academia Mexicana de la Lengua. Se destacó en el periodismo y dirigió la Revista ARGOS.
Enrique González Martínez fue Sub-secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes, profesor de la cátedra de literatura española de la Escuela Normal Preparatoria y profesor de literatura francesa de la Facultad de Filosofía y Letras.
En 1920 comienza su carrera diplomática en la República de Chile y de Argentina donde estuvo acreditado como Ministro Plenipotenciario. A su regreso, ocupa un importante cargo en el Banco Nacional de Crédito Agrícola.
Refiriéndonos a su obra literaria, González Martínez, escribe los siguientes libros:
SILENTER (1909). De ese poemario son los versos que llevan por título: “Tuércele el cuello al cisne”:

Tuércele el cuello al cisne de engañoso plumaje
que da su nota blanca al azul de la fuente;
él pasea su gracia no mas, pero no siente
el alma de las cosas ni la voz del paisaje.

Huye de toda forma y de todo lenguaje
que no vayan acordes con el ritmo latente
de la vida profunda… y adora intensamente
la vida, y que la vida comprenda tu homenaje.

Mira al sapiente búho como tiende las alas
desde el Olimpo, deja el regazo de palas
y posa en aquel árbol el vuelo taciturno…

El no tiene la gracia del cisne, mas su inquieta pupila que se clava en la sombra, interpreta el misterioso libro del silencio nocturno.

LA MUERTE DEL CISNE (1915)
EL LIBRO DE LA FUERZA, DE LA BONDAD Y DEL SUEÑO (1917)
PARABOLAS Y OTROS POEMAS (1918)
LA PALABRA DEL VIENTO (1921)
EL ROMERO ALUCINADO (1925)
AUSENCIA Y CANTO (1937)
EL HOMBRE DEL BUHO (1944)
TRES ROSAS EN EL ANFORA (1950)
LA APACIBLE LOCURA (1951)
LAS TRES ROSAS EN EL ANFORA (1952)
EL NUEVO NARCISO Y OTROS POEMAS (1952)

Los dos últimos libros de versos son publicados –Obra póstuma– seleccionamos de “TRES ROSAS EN EL ANFORA”, su poema:

BERCEUSE (1)

Duérmete en mi como en lugar seguro;
piensa que en cada sueño hay una vida,
y en el presente del amor olvida
traición de ayer y sombra del futuro.

Duerme en mi corazón… El viento impuro
de la maldad no llega a mi guarida;
la abrí para que entraras; defendida
dejé la puerta y reforzado el muro,

La pasión en el fuego se acrisola;
hagamos de los dos llamas una sola
y cierzo y soledad queden aparte.

Mientras crepita el perfumado leno,
vendrá mi canto a remecer tu sueño
y mi nueva canción a despertarse.

En el año de 1949 fue propuesto para el Premio Nobel de Literatura. También integra la Comisión Organizadora del Congreso Interamericano de la Paz. Muere el 19 de febrero.
Su poesía es introspectiva. Versos de gran armonía. Poesía íntima en que prevalece cierta nostalgia. Sus temas preferidos: el amor, el tiempo y la muerte.
Sobre el último tema, seleccionamos de AUSENCIA Y CANTO poema titulado “El Aspid” (2)

Nos visitó la muerte y se ha quedado
entre las azucenas escondida…

En el pie de mi blanca jardinera
dejó la doble marca purpurina…

Mordió después el seno que volcaba
leche de amor en rosas de la vida;

Plegó sus garfios, se enroscó de nuevo;
acecha inmóvil, en silencio atisba…

No pases por allí, tu la que corres
tras la mariposa fugitiva…

¡No pases por allí, que está la muerte
entre las azucenas escondida.

(1) Del francés, significa “canción de cuna”.

(2) Versos pareados, con rima asonante.