Inicio

El Crimen se Roba Paraísos del Turismo en México; Empresarios Luchan por sus Ciudades

Ciudad de México – En los destinos turísticos del país se disputan dos guerras: la del crimen organizado que busca controlar las plazas, y la de los empresarios y la ciudadanía por recuperar esos sitios.

Acapulco es uno de los ejemplos más claros: el turismo extranjero se desplomó en un año, tres compañías cancelaron sus cruceros a ese destino, se suprimieron dos vuelos desde Canadá y las reservaciones de spring breakers disminuyeron 50 por ciento.
No obstante, los hombres de negocios han sacado la cara por el puerto. Algunos lanzaron la campaña Habla bien de Aca, otros distribuyen discos compactos con imágenes bellas de la ciudad, algunos más hablan personalmente a potenciales clientes; todos exigen más apoyo del gobierno.
Situaciones similares afrontan Mazatlán, Veracruz, Cancún, Cuernavaca, Tijuana o Morelia.

De hecho, si bien el país recibió a menos de la mitad de los 50 millones de extranjeros que había previsto la Organización Mundial del Turismo en 2010, todos esos destinos han instaurado programas para atraer a los paseantes.

Los Paraísos que se Robó el Narco

En este puerto se disputan dos guerras: la del crimen organizado despedazándose por controlar la ruta del Pacífico y la de los empresarios turísticos luchando por recuperar un destino que ensombreció por la falta de inversiones desde hace dos décadas y que ahora es más referencia y escenario internacional por sus noticias violentas, que por las nuevas atracciones turísticas.

Como pólvora se esparcen las historias de las batallas entre al menos cuatro cárteles: Sinaloa, La Familia Michoacana, del Golfo y Los Zetas, de acuerdo con informes del gobierno, pero de la guerra de los empresarios para recuperar al destino turístico casi no se escribe.

Desde varias trincheras, la directora de Turismo municipal y gerente de un hotel de Acapulco, Elvia Zavala Jiménez, trata de recuperar a los clientes extranjeros que en esta época por lo regular se hospedaban con ella (principalmente jubilados).
Ha marcado tantas veces los números telefónicos de los canadienses para que vuelvan al puerto, que perdió la cuenta del número de llamadas hechas. Hay más de mil 500 números de Canadá en su base de datos.

La lucha que encabeza el restaurantero, Fernando Álvarez, no sólo la difunde en sus locales. En un disco musicalizó con melodías de Elvis Presley, las mejores imágenes de Acapulco, luego lo rotuló Acapulco en el tiempo, un lugar en nuestro corazón y pagó diez pesos por cada copia. Hizo decenas para repartirlas entre los turistas que visitan sus restaurantes y que se cruzan por su camino. Con ese obsequio pretende demostrar que el puerto todavía es bello.

Desde noviembre, el empresario y político Fernando Reina, junto con otros discotequeros crearon la campaña Habla bien de Aca, para contrarrestar la ola de noticias violentas que envuelven a Acapulco. La estrategia consiste en narrar anécdotas agradables de la bahía.

“Un turista puede soportar de un destino robos, drogas, pero no historias de asesinatos”, dice René Reyes, discotequero.

Desde que Acapulco es protagonista de notas rojas, el turismo extranjero se esfumó, de 2008 a 2009 cayó casi 25%, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Turismo local. Y la crisis no es exclusiva del puerto, el año pasado, el país recibió a menos de la mitad de los 50 millones de turistas extranjeros que había previsto la Organización Mundial del Turismo (OMT) para 2010.

En Cuernavaca, Morelos el turismo nacional creció 5.5%, de acuerdo con el secretario del sector, Hugo Salgado Castañeda.

Pese a la ola de violencia que se ha registrado en la entidad, el funcionario precisó que el mercado de celebración —bodas— se ha incrementado.
Además la afluencia de paseantes a Xochicalco, Tepoztlán y Teopanzolco se ha mantenido.
Salgado Castañeda ha señalado que los actos delictivos que se han registrado en la entidad, no han afectado el flujo de turistas, porque afortunadamente ninguno de los visitantes del estado ha sido víctima de la delincuencia organizada.

El funcionario dijo que “no quiero hablar de seguridad”, pues consideró que si Morelos invirtiera seis millones de pesos en publicidad de nada serviría, si se pondera el tema de seguridad sobre lo turístico.

El gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, se ha propuesto recuperar la imagen de este puerto para atraer nuevamente al turismo.

“Queremos proyectar lo que verdaderamente está ocurriendo en esta nueva etapa política del estado y qué mejor que la gente que está de fuera se dé cuenta que Sinaloa no sólo es violencia, no sólo es inseguridad, no sólo son malas cosas”, mencionó el gobernador de la entidad.

“Estamos pidiendo un apoyo del fondo de emergencia para darle difusión a nuestro destino, para darle difusión al turismo”; dijo el mandatario.
Ante la llegada de la temporada vacacional de Semana Santa, el gobernador de Morelia, Leonel Godoy Rangel, reconoce las afectaciones en el rubro turístico a consecuencia de la inseguridad.

Michoacán ha sido de las entidades catalogada por la embajada de Estados Unidos como localidades poco seguras para ser visitadas por sus connacionales.

Hasta 2008 la entidad había logrado colocarse como uno de los destinos preferidos, pero el acontecimiento que marcó un descenso radical en la afluencia turística fueron los granadazos del 15 de septiembre de 2008.