Inicio

Desastre sin Precedentes por Marea Negra en EUA

Venice, Louisiana – El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo esta semana que podrían ser necesarios "muchos días" antes de que se detenga el vertido de crudo en el Golfo de México que amenaza con provocar el peor desastre ecológico de la historia del país.

"Podrían ser necesarios muchos días para detenerlo", dijo Obama desde el estado de Louisiana, a donde se desplazó para comprobar de primera mano las repercusiones del derrame que comenzó el pasado 20 de abril a raíz de la explosión y posterior hundimiento de una plataforma petrolífera operada por British Petroleum, BP.

Obama advirtió, además, de que la catástrofe medioambiental podría ser "masiva y potencialmente sin precedentes". "Creo que el pueblo estadounidense es consciente ahora, ciertamente los habitantes aquí del Golfo lo son, de que estamos afrontando un desastre ecológico potencialmente masivo y sin precedentes", afirmó el presidente.

"El petróleo que fluye del pozo podría dañar seriamente la economía y el medioambiente de nuestros estados del Golfo", dijo en unas breves declaraciones a la prensa.

Añadió que las repercusiones podrían durar "mucho tiempo" y amenazar los medios de vida de miles de estadounidenses que consideran este lugar su hogar.
El presidente respondió también a los críticos que aducen que su Gobierno no ha actuado con la suficiente celeridad en el caso.

"Nos preparamos y planeamos para lo peor desde el primer día, aunque esperamos lo mejor", dijo Obama desde la localidad de Venice, al sur del estado de Louisiana, que se ha convertido en un centro de operaciones para responder a la catástrofe.

Señaló, además, que su administración no se dará por satisfecha hasta que logre contener el derrame.

Recordó, además, que se lanzó una investigación "inmediatamente" tras la explosión para aclarar lo sucedido y añadió que su administración lleva a cabo un esfuerzo "implacable" para hacer frente al derrame.

Lamentó, por lo demás, el que las condiciones meteorológicas no hayan "cooperado" en las labores que se llevan a para mitigar el coste de la mancha de crudo, al tiempo que reiteró que BP es "responsable" por el vertido y "pagará la factura" por el mismo.

Aun así, insistió en que, como presidente de EE.UU., no escatimará esfuerzos para ayudar a resolver la crisis.

"Haremos todo lo que esté en nuestras manos para proteger los recursos naturales", dijo Obama.

La emergencia fue causada por la explosión y posterior hundimiento de una plataforma petrolera el 22 de abril en el Golfo de México, donde continúa la fuga de crudo.