Inicio

“CANTINFLAS” REGRESA AL CINE

“Cantinflada”: dicho o acción propios de quien habla o actúa como “Cantinflas”, actor mexicano. El diccionario de la Real Academia recoge y define así la filosofía del personaje que hizo famoso al cómico Mario Moreno Reyes, un gran icono del cine del siglo XX.

Pocos personajes han trascendido de esta forma en el acervo popular, sólo algunos como Charles Chaplin, quien no obstante calificó a Mario Moreno como “el mejor cómico del mundo”.

El mito mexicano, fallecido en 1993, hubiera cumplido cien años el 12 de agosto de 2011, lo que inspiró al director Alejandro Gómez Monteverde (“Bella”) para llevar al cine su vida.
Monteverde y Gabriela Tagliavini, preparan el guión que repasará la vida del cómico, un “proyecto grande y muy serio”, según el director, para una figura adorada fuera y dentro de México.

“Cantinflas” probó primero en estudios de Medicina, que abandonó en el primer año, en el boxeo, en el Ejército y hasta en los toros. Finalmente, su vocación por el espectáculo fraguó como cómico en una de las carpas de teatro ambulante en el México frívolo de los años 30.

En 1936 inauguró el teatro Follies, donde fue actor exclusivo durante muchos años, y se especializó en esos papeles de borracho, atolondrado y sobre todo personaje callejero cuya inocencia ante los avatares de la vida y la sociedad desarbolaban a sus opuestos.

Dice la leyenda que el público le gritaba: “En la cantina... te inflas”, lo que fue degenerando en “Cantinflas”.

Adornó el personaje con una vestimenta desgarbada y vieja, una dicción dulce y un vocabulario confuso, que también recoge la RAE como “cantinflear”: “Hablar de forma disparatada e incongruente y sin decir nada”.

Gómez Monteverde tiene claro que “Cantinflas abarca toda la historia de México”, ya que vivió en la época de las dos guerras mundiales (1914-1918 y 1939-1945), La Revolución Mexicana y la historia política de México.

El director confiesa que tiene ante sí “un gran reto”, porque Mario Moreno “es un personaje muy grande, el más grande de México”, aunque también “el actor más criticado” de su historia.

“Los críticos le odiaban”, explicaba Monteverde, quien enfocará la película en lo que el actor aportó a su país y no en su vida privada, en la que dio muestras de filantropía en forma de festivales benéficos y obras sociales de importancia, como la Casa del Actor.

Oscar Jaenada, estimulado por los recuerdos de su infancia -“disfrutaba mucho viendo reír a mis padres con las películas de ‘Cantinflas’”, explica se plantó en Los Angeles, Estados Unidos, para presentarse a las pruebas.

Sin duda, el proyecto cinematográfico sobre el cómico fallecido el 20 de abril en su domicilio de México DF como consecuencia de un cáncer pulmonar, hará bueno el epitafio que Mario Moreno tenía pensado para su lápida: “Parece que se ha ido, pero no es cierto”.